Inicio Entrevistas Entrevista a Beatriz Arregui, árbitra de la Primera Iberdrola

Entrevista a Beatriz Arregui, árbitra de la Primera Iberdrola

por Raúl Morote

Bea Arregui en mitad de un encuentro (Imagen vía: JB Monterrey)

 

Hoy tenemos la grandísima suerte de poder charlar con Beatriz Arregui, ella es árbitra de la Primera Iberdrola, una de las colegiadas con más experiencia de la categoría con 8 temporadas de trayectoria a sus espaldas. Se enfrenta ahora a una de las temporadas más atípicas que ha vivido con la situación de la pandemia.

 

Antes de comenzar queríamos agradecerte desde aquí que nos hayas prestado tu tiempo para concedernos esta entrevista.

P: Cuando decidiste que tu futuro cercano estaba enlazado al mundo del fútbol, ¿Cómo reaccionó tu entorno? (Familia, amigos, conocidos…) ¿Te apoyaron en todo momento o por el contrario hubo gente que no estaba del todo de acuerdo contigo?

 R: En todo momento tuve el respaldo de sobre todo mi familia. Es verdad que yo por ejemplo cuando me metí a árbitro, siempre da un poco de miedo pero en todo momento tuve muy buen apoyo. Igual es más cercano fue el de mi padre porque al final siempre ha sido el que ha estado más ligado al tema del fútbol y el deporte conmigo. No tuve ningún problema ni nada con nadie.

 

P: Estuviste jugando al fútbol hasta los 16 años. ¿Cómo recuerdas tu etapa como jugadora? ¿Qué te llevó a dejarlo?

R: Lo recuerdo vagamente porque ha pasado ya mucho tiempo y al final digamos que han ido sucediendo otras cosas que han ido ocupando un espacio más grande hablando de lo que es a nivel de recordar. Sí que es verdad que lo recuerdo entre risas, no algo tan profesional como es ahora para mí el arbitraje. Sí que es verdad que entonces no valoraba suficiente lo que era el fútbol, entre eso y que también tenía problemas en la rodilla finalmente decidí dejarlo.

Cuando digo no saber lo que era el fútbol, me refiero a que no sabía, igual no era consciente o no tenía la suficiente madurez como para saber lo que costaba ganarse las cosas. Lo que realmente conllevaba querer jugar al fútbol, es decir, unos entrenamientos exigentes, etcétera… Yo lo veía desde un punto de vista un tanto diferente. Era una niña y al final eran sacrificios que igual en su momento no quería hacer.

 

P: ¿Como te llegó la idea de entrar en el mundo del arbitraje y como fue el proceso hasta conseguirlo?

R: Mi padre conocía a un chico que en su día trabajaba en lo que es el Comité Vizcaíno de Árbitros y le comentó que había un breve curso que iban a sacar para reclutar a nuevos árbitros y me preguntó qué porque no lo intentaba. Me lo planteé y dije: “Bueno, ¿Porque no?” Al final es otra forma de ver el fútbol. Llevaba ya dos años sin jugar y era algo que sí había echado de menos y era una forma de mantenerme ligada a este sin ser jugadora. Otro punto de vista y dije: “Bueno, ¿Porque no? Siempre estoy a tiempo de dejarlo” Pensaba que iba a aguantar una temporada y a día de hoy voy por mi octava. Ha sido una de las mejores decisiones que he tomado.

Bea Arregui en el encuentro que mencionaba en el estadio del Espanyol (Imagen vía: @EllasSonFutbol)

P: Has hecho un Grado en Administración y Finanzas. ¿Es difícil compaginar el mundo del deporte con el mundo de los estudios?

R: Al final ambos ámbitos te exigen tanto tiempo como preparación y demás. Creo que si tú consigues una buena gestión de tu tiempo, una manera de poder amoldar todo y hacerlo en su debido tiempo. Creo que precisamente estudios es fácil compaginarlo.

 

P: Dicen que uno de los momentos más bonitos en la carrera profesional de alguien es cuando llega su debut. Tu debut llegó en un partido entre el FC Barcelona y el Fundación Albacete. ¿Cómo recuerdas los días previos y como recuerdas el encuentro?

 R: Wow, me haces la pregunta y me sale sonreír. Lo recuerdo como el principio de una nueva etapa para mí en el arbitraje. El principio de algo súper bonito. Desde entonces valoras mucho más el arbitraje por lo mucho que ha costado llegar a conseguir todos estos pasos que poco a poco tanto las arbitras que se han acabado retirando como las que estamos aquí peleando por esto, estamos consiguiendo, es impresionante. Por todo esto, recuerdo ese partido como el principio de todo esto que estamos creando poco a poco todas y los pequeños pasos que hemos ido dando.

Lo resumiría como el principio de algo grande. El principio de algo que ha marcado un antes y un después en mi vida.

Bea Arregui (Ubicada la tercera comenzando por la izquierda) en la residencia deportiva junto a sus compañeras

P: ¿Cómo de sacrificada es tu profesión?

R: Realmente no considero que sea sacrificada porque es algo que me gusta. Como se suele decir: “Sarna con gusto no pica”. Pero sí que es verdad que al final te requiere mucho tiempo y sobre todo antes cuando igual era algo más joven tenía que dejar de hacer planes con la cuadrilla o los amigos porque ese día tenía un partido que arbitrar o tenía que viajar, entonces quizás eso sean los pequeños ejercicios que tienes que hacer, a la hora de tener que elegir entre un plan con los amigos o ir a arbitrar, el decir: “Oye mira, no, yo voy a arbitrar, que esto me gusta, que yo quiero hacer esto”. Luego es verdad que te requiere mucho tiempo, porque no es solamente ir a entrenar o ir a un encuentro, tu para conseguir llegar a ese partido en las mejores condiciones, te requiere una preparación previa, técnica, teórica, física y todo eso sí que es verdad que te requiere tu tiempo durante la semana. Si eso lo quieres considerar como sacrificio, se puede denominar así pero yo al final lo hago porque a mí me gusta lo que hago. Al final para llegar bien, tanto para sentirme bien conmigo misma incluso decirme: “Que no sea porque no lo he intentado” yo no tengo ningún problema en invertir ese tiempo. También es verdad que desde el comité nos ayudan mucho especialmente con el aspecto técnico y teórico así que en ese aspecto yo no lo denominaría como sacrificio. Igual a la hora de elegir entre un plan que te gusta mucho e ir a arbitrar y demás si podría serlo, pero en mi caso sé que no porque tengo claro que a mí esto me gusta mucho.

Al final lo que me vengo a referir es que cuando algo te gusta, no te requiere sacrificio, te requiere tiempo y sobre todo, ganas de hacerlo. Típico día lluvioso en el que realmente dices, “Es que, es esto lo que quiero”

 

P: ¿Cómo se maneja la presión del público a nivel psicológico? ¿Te llegan críticas?

 R: Criticas llegan siempre. Al final somos… No voy a decir los malos de la película porque tampoco es así, pero nunca vamos a poder pitar a gusto de todos entonces siempre intentan digamos justificarse de alguna forma en nosotros, somos a los que casi siempre se nos señala, que no quiere decir que tengan razón o no la tengan, yo ahí no me voy a meter porque al final, cada arbitraje es un mundo. La presión del público, yo sinceramente soy una persona que muchas veces ni me entero de lo que me dicen porque estoy a lo que tengo que estar que es al partido y no me entero de ningún insulto o de ningún nada. También tengo que decir que a mí que me metan presión me es completamente indiferente porque eso no va a hacer que mi arbitraje varíe hacia un lado o hacia otro, o que sea de una manera o de otra. Yo tengo mi forma de arbitrar y ya puede haber 1.000 personas que 20.000 que a mí eso no me va a afectar en absoluto, de hecho diría que me gusta que achuchen, me gusta que el público esté encima, que sea intenso. Esto también da mucha más vida al fútbol en general.

 

P: ¿Cómo definirías el nuevo fútbol sin público?

 R: Lo definiría como un fútbol apagado. Para mí el público es esencial para los partidos. Es una gran parte de todo lo que engloba el fútbol y para mi es una pena que no se pueda entrar a los campos. Hay mucha diferencia en los campos cuando hay gente a cuando no hay gente.

Es una situación que ante todo tenemos que pensar en el bienestar de todos en este momento tan complicado.

 

P: ¿Cuál o cuáles dirías que han sido los momentos más bonitos que has vivido como profesional?

R: El momento más bonito para mí fue cuando salí al estadio del Espanyol el año que se abrió para que se disputase el partido entre el Espanyol y el Atlético de Madrid.

Me acuerdo que yo llegué al estadio y dije: “¡Joder, que vamos a pitar aquí!” Me acuerdo que fue uno de los partidos que más nerviosa llegué a ir porque dije: “¡Wow, que es un campo de primera, que estoy aquí, que soy yo la que lo va a pitar!”

Para mi, ese recuerdo de salir, cuando cogíamos el balón, que antes lo cogíamos desde esa torre que salíamos con ambos equipos. Ese momento de salir con los dos equipos, encontrar el estadio prácticamente lleno fue como: “¡Wow, que estoy aquí, que esto está pasando de verdad!” Ese recuerdo lo pienso ahora y se me pone la piel de gallina.

Recuerdos bonitos me llevo sobre todo también con la gente que he conocido, hay personas que ya forman parte de mi día a día, muchas anécdotas y demás.

Si tuviese que quedarme solo con uno sería el que he contado.

Bea (Ubicada en el centro de la imagen) en el encuentro mencionado en el estadio del Espanyol (Imagen vía: Primera Iberdrola)

 

P: ¿Alguna anécdota que no conozca mucha gente y te gustaría contar?

 R: Anécdotas tengo muchas, sobre todo que recuerdo con gente y nos reímos y decimos: “Wow, pasó esto de verdad”. Hay anécdotas buenas y anécdotas malas que me llevo obviamente, pero al final yo creo que las que se tienen que saber ya se saben.

 

P: Para terminar, te queríamos preguntar por aquella anécdota que nos dejó el Partido entre el FC Barcelona y el Sevilla FC de la Copa de la Reina cuando Carla Armengol en una acción del encuentro se pasó de largo y acabó arrollándote. ¿Hubo algún intercambio de palabras con Carla después? ¿Te llegaron muchos mensajes sobre la jugada?

 R: Esa caída la recuerdo ahora riéndome porque la verdad es que en el momento pasé muchísima vergüenza, fue como un “Por favor tierra trágame, ¿De verdad me acaba de pasar esto a mí?” Cuando ya no quedaba nada para terminar el partido.

Me acuerdo que nada más terminar el partido me junté con Arantza, Silvia y Andrea que eran las arbitras que estaban conmigo en ese partido y lo primero que dije fue, por favor que no me hayan grabado por que en televisión hay cosas que igual pasan algo más desapercibidas. Recuerdo que entré al vestuario, cogí el móvil y dije: “Se ha televisado porque mira la cantidad de mensajes que me han llegado” Mensajes del tipo: “Mira el video Bea, te han tirado” y obviamente fue como: “Que se ha grabado, que lo ha visto todo el mundo, qué vergüenza” (Risas) Y luego sobre todo cuando fui a entrenar también fue como la gracia fácil entre las compañeras. Lo recuerdo como algo gracioso, si que es verdad que ahí se queda.

Con Carla no tuve ningún tipo de conversación, fue algo sin querer y a la hora de darnos la mano al final del partido nos reímos cuando nos cruzamos y se disculpó otra vez, pero hasta ahí. Es una jugada completamente fortuita.

Una anécdota graciosa más para contar en el futuro.

Bea lanzando la moneda en un sorteo de campos (Imagen vía: Noah Alirengues)

Muchas gracias una vez más por tu tiempo Bea, desde aquí te deseamos toda la suerte del mundo para el futuro en esta temporada tan atípica que se está celebrando.

Puedes seguirme en mis redes sociales aquí: (@RauulMorote en Twitter) (@RauulMorote en Instagram) 

 

 

 

 

 

 

 

You may also like

Comentarios

avatar
  Suscribir  
Notificar de